Calderas más eficientes para una industria cada vez más competitiva

calderas-industriales

Las calderas de uso industrial son parte de la maquinaria esencial para poner en marcha multitud de negocios o empresas. La industria alimentaria, la industria química, el sector hospitalario y científico o las grandes cadenas productoras de bebidas alcohólicas son solo algunos de los segmentos en los que las calderas de gran volumen son parte esencial en cualquier proceso productivo.

Si estás pensando en poner en marcha algún proyecto industrial que requiera de una de estas valiosas herramientas generadoras de energía, es conveniente conocer los distintos tipos que existen actualmente para saber elegir la que mejor encaja con las necesidades de tu futuro negocio puesto que tendrá un importante repercusión en inversión de instalación, mantenimiento y consumo energético.

El asesoramiento previo es importante. Para acertar en tu elección recurre siempre a empresas especializadas del sector como, por ejemplo, VYC Industrial, que te permitan conocer en profundidad cada uno de los modelos posibles. Tan importante como saber elegir la caldera que te conviene, es garantizarte una perfecta instalación y un buen mantenimiento posterior para evitar gastos innecesarios así como imprevistos en el negocio.

¿Qué tipos de calderas existen?

Las dimensiones, la capacidad de generar y de recuperar calor/vapor, el mecanismo de funcionamiento, el combustible que utilizan, la presión, la temperatura… son muchos los aspectos a tener en cuenta a la hora de adquirir esa caldera elemental para la puesta en marcha de tu industria o negocio. En una primera selección básica, podríamos clasificarlas en:

  • Calderas de vapor. Son aquellas que generan vapor de agua gracias a la transferencia constante de calor a un combustible. Ese combustible, normalmente gas, gasóleo o fuel oil, es el que calienta el agua hasta convertirla en vapor para enviarlo allí donde sea requerido durante el proceso productivo. Las hay de dimensiones muy diversas, desde las más pequeñas, que requieren muy poco espacio y un mantenimiento mínimo, hasta aquellas pensadas para instalarse en un cuarto de calderas específico.
  • Calderas de vapor eléctricas. Su gran ventaja es que no necesitan combustible para obtener el calor que necesitan para su funcionamiento, ni tampoco sala de calderas. Su eficiencia energética es máxima y su mantenimiento muy básico. Excelente solución para pequeñas industrias.
  • Calderas de agua sobrecalentada. Este tipo de calderas son perfectas como centrales de calefacción pero además son generadores versátiles también válidos para cubrir las necesidades de distintos sectores industriales.

Además de estas calderas, también hay incluir dos de las más utilizadas en las industrias de gran volumen de producción:

  • Calderas de combustión de combustibles fósiles, capaces de generar una potencia térmica de más de 3.500 kW y que permiten procesos de calentamiento y enfriamiento en un mismo fluido.
  • Calderas de biomasa. Utilizando biomasa como combustible, estas calderas son capaces de proporcionar al agua una temperatura de 110º – 200º, ahorrando en combustibles fósiles y resultando respetuosas con el medio ambiente.

Con esta información ya tienes un mínima idea de los tipos de calderas industriales que se ofrecen en el mercado, ahora sólo queda averiguar la que más te convenga para tu empresa.

Si te ha gustado, ComparteloShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *