La importancia de cumplir las leyes de seguridad del transporte ADR

transporte

Si estás pensando en iniciarte en el mundo de la logística, es básico que sepas las normativas que rigen este sector.

Hay una serie de mercancías que por ley se consideran peligrosas para su transporte, como son materias y objetivos explosivos, gases, materiales inflamables (la pintura, alcoholes o el algodón húmedo son algunos de ellos), materiales tóxicos o radiactivos (medicamentos) y para su transporte requieren de profesionales especializados, que sean capaces de llevar a cabo sus tareas siguiendo las estrictas leyes de seguridad del transporte establecidas a nivel internacional en el ADR.

Este es el único modo de evitar riesgos tanto para ellos mismos como para los receptores de las mercancías y el propio entorno.

¿Qué es el ADR?

Las siglas ADR se corresponden con Acuerdo De Transporte De Mercancías Peligrosas Por Carretera. Se trata de un tratado europeo que fue creado por la mayoría de los estados del continente para regular la realización del transporte de mercancías peligrosas con todas las garantías de seguridad, y evitar de esta manera posibles riesgos al paso de los vehículos por las fronteras y las carreteras de sus territorios. Un Real Decreto obliga al cumplimiento de este acuerdo europeo en el transporte de mercancías peligrosas por el Estado Español.

Se firmó en Ginebra en 1957 conforme a las recomendaciones de la Organización de Naciones Unidas y aunque es un acuerdo europeo, también lo han acogido países asiáticos y del norte de África.

De todos modos, para entender el alcance real del ADR es importante dejar claro qué se entiende a nivel legal por mercancías peligrosas. Según se define en el propio acuerdo, son  todas aquellas materias y objetos cuyo transporte puede suponer ‘riesgos para la población, los bienes y el medio ambiente’. Por lo tanto, sus condiciones de transporte y manipulación deben regularse de manera específica.

¿Qué regula el ADR?

El Acuerdo De Transporte De Mercancías Peligrosas Por Carretera se revisa cada dos años para incluir en su regulación todos aquellos avances técnicos o cambios en etiquetado y procesado de las materias, así como la aparición de nuevas sustancias que deban tenerse en cuenta por su potencial peligrosidad. Pese a estos cambios progresivos, merece la pena destacar cuáles son los aspectos básicos del transporte de mercancías peligrosas que regula el ADR:

  • La construcción  de cisternas y contenedores adecuados para el transporte de materias peligrosas por carretera

  • Los embalajes adecuados para el transporte de ciertas materias peligrosas

  • El modo correcto de señalización y etiquetado de los  bultos peligrosos, así como de los vehículos que los transportan

  • Las características los vehículos especializados que se dedican a este tipo de transporte, y que deben contar con equipamiento y certificados específicos para poder realizar esta actividad.

  • Por supuesto, el ADR también específica qué materias son las que pueden considerarse estrictamente como peligrosas y, dentro de ellas, cuáles pueden transportarse por carretera.

En definitiva, el transporte de mercancías peligrosas debe ceñirse estrictamente a las normas recogidas en el ADR para garantizar la seguridad de su personal, de todas las personas involucradas en el proceso de envío y recepción de las materias y, por supuesto, del entorno natural en el que se lleva a cabo el transporte.  Contar con personal formado de manera específica para ello y con los recursos técnicos y vehículos adecuados es esencial para  que las empresas que se dedican a este sector lleven a cabo su actividad con todas las garantías necesarias.

Si te ha gustado, ComparteloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *