La sal, las salinas y los humedales en España

salinas de interior

El agua salobre, esa gigante mole que convive con la tierra desde sus orígenes, puede ser, actualmente, considerablemente más útil para la humanidad. Los científicos conocen mejor sus virtudes. No se trata solo del mar o bien de los océanos, sino más bien de la que se halla en la tierra, en forma de salinas o bien humedal salino.

Las salinas ribereñas dan la sal

España es el país con mayor pluralidad de ecosistemas acuáticos de Europa. Se trata de masas de agua pequeñas y también interiores.

Las salinas forman una parte de esta clase de ecosistemas. Son una mina o bien una superficie de desecación de la que se puede extraer el cloruro sódico, conocido, comúnmente, como sal. El hecho de que exista un sinnúmero de salinas en España ha propiciado, desde tiempos inmemoriables, el empleo de métodos tradicionales para su explotación.

Las salinas se relacionan equilibradamente con su ambiente. Para conseguir la sal, se deja evaporar el agua. Existen 2 géneros de salinas: las ribereñas y de interior. Las de interior son manantiales que emanan de pozos subterráneos. En ciertos casos, este agua se extrae por bombeo, debido al escaso caudal que presentan. De los dos tipos masas de agua se extrae la sal que, actualmente, se emplea en la cocina.

Una de las salinas más grandes de interior de Andalucia http://www.humanesguilleneurosal.com/

El humedal salino en España

El humedal salino es un ecosistema extraordinariamente esencial para la preservación del ambiente natural. Solo las buenas prácticas para resguardarlo (con el rigor, por poner un ejemplo, que marca la Agenda Local veintiuno de las Naciones Unidas) van a poder hacer que estos lugares prosigan siendo un hábitat esencial para la existencia de especies únicas.

El humedal salino es uno de los espacios menos conocidos por el hombre. Es de vital relevancia para la supervivencia de cientos de especies. Los humedales salinos se identifican por contener, dentro de ellos, una enorme diversidad de fauna y vegetación. Muchas de las especies de estos rincones han sido calificadas de singular protección.
Acuíferos singulares

Hoy día, el desatiendo del hombre por la naturaleza y conservación del medioambiente está provocando que muchos de estos acuíferos salinos estén desapareciendo: más de la mitad de los humedales salinos han desaparecido en los útimos cincuenta años, en España.

El humedal salino que supone un sitio de tránsito para cientos de aves migratorias contiene una enorme pluralidad de plantas. En España, ciertas de estas plantas son autóctonas y, por consiguiente, únicas en el planeta.

El humedal salino se considera como espacio protegido. Si se tiene presente que, en el pasado, estos lugares se consideraban perjudiciales (esta historia de leyenda ha llegado hasta la actualidad), no es de extrañar que, algunas veces, aparezcan noticias preocupantes en la prensa sobre el ataque a alguno de ellos.

Los humedales salinos han sido muy perjudicados a lo largo del tiempo y el humano ha tenido mucho que ver con esto. Los vertidos tóxicos o bien incendios son ciertos ejemplos de estos ataques.

Como un ejemplo de ciertas de estas injusticias, cabe rememorar las de los incendios acontecidos en el ambiente de Doñana (acuífero salino por antonomasia) o bien Las Tablas de Daimiel del año dos mil catorce. La Asociación Ecologistas en Acción ha denunciado repetidamente estos atentados.

 

Si te ha gustado, ComparteloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *