¿Qué es una puerta acorazada?

puerta-blindada

Una de las primeras cosas en las que pensamos cuando adquirimos una vivienda, sobre todo si es de segunda mano, es en la seguridad que aporta la puerta que encontramos en la casa. Y es lógico, ya que la puerta suele ser el punto más vulnerable de cualquier vivienda.

Pero es que, incluso si estrenamos la vivienda debemos de planteamos si la puerta con la que nos la han vendido es la adecuada.

Hace años, bastaba con mencionar las palabras “puerta blindada” para que nos creyéramos seguros, pero hoy en día está comprobado que las puertas blindadas no son suficientemente seguras para frenar a los amigos de lo ajeno. Debemos recurrir a las llamadas puertas acorazadas.

Pero, ¿qué es una puerta acorazada?

La principal característica, y lo que las diferencia de las puertas blindadas, es el marco de acero. Así es, la puerta blindada puede llevar una hoja más o menos reforzada con láminas de acero, pero generalmente los marcos son de madera.

Otro aspecto importante es la disposición de los cerrojos y cerraduras. A diferencia de las puertas blindadas, en las acorazadas estos elementos van integrados en la estructura por lo que está no se ve debilitada.

Aun así, hay que saber que no todas las puertas acorazadas son iguales. Según el nivel de seguridad que queramos alcanzar, las podremos elegir con mayor o menor blindaje, con más o menos refuerzos y con mayor resistencia a determinados ataques.

Lógicamente, todo esto influye también en el precio.

Consejos a tener en cuenta al elegir una puerta acorazada.

Toda puerta acorazada debe ir acompañada de su correspondiente certificado de ensayo según la normativa UNE 1627:2011.

Según este ensayo la puerta puede clasificarse en tres niveles de seguridad: grado 3, grado 4 o grado 5, siendo el grado 5 el de máxima resistencia.

Qué no te engañe la apariencia externa de la puerta.

Con esto nos referimos a que muchas puertas mal llamadas blindadas o semi acorazadas intentar aparentar gran seguridad añadiendo un gran número de cerrojos.

Esto no sirve para nada si todos estos cerrojos tienen el mismo punto de apertura. El ladrón buscará el sistema que arrastra los cerrojos y una vez encontrado dará igual los que tengamos ya que actuará como si estuviera utilizando la llave de la puerta.

Por tanto, los cerrojos valen si su sistema de apertura es independiente. Esto hace que el ladrón tenga que ir abriendo uno a uno con lo que el tiempo que emplea aumenta y posiblemente desista.

No ahorres en la instalación.

No tiene sentido ahorrarse unos euros contratando instaladores no preparados para instalar una puerta acorazada. La instalación ha de ser adecuada. Una instalación mal hecha puede hacer que una puerta de 3.000 € deje de ser garante de seguridad.

A igual nivel de resistencia al ataque elegir siempre la puerta más ligera.

Dado lo endeble de las construcciones actuales es necesario asegurarse que las paredes que han de soportar el peso de una puerta acorazada son lo suficientemente resistentes. Muchos fabricantes basan su marketing en el peso de las puertas que ofrecen. Esto puede ser indicativo de una mayor cantidad de acero, pero las puertas más modernas están estudiadas para conseguir el mismo nivel de protección con un menor peso.

Ten cuidado con los cristales

En ocasiones necesitamos que la puerta no sea totalmente translúcida ya que el interior requiere la entrada de luz.

En estos casos hay que asegurarse que el cristal que el fabricante utiliza es verdaderamente blindado. Otra opción es añadir algún sistema de rejas que refuerce la protección.

Como has podido comprobar, son muchos los aspecto a tener en cuenta cuando buscamos una puerta acorazada y no todos los profesionales están igual de preparados para instalarla.

Si te ha gustado, ComparteloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *